Cómo prepararte para una entrevista de trabajo en otro idioma

Cuando vas a asistir a una entrevista de trabajo, debes hacerlo tomando todas las precauciones necesarias para lograr salir airoso de ese   trance que a veces, no es nada fácil. Ahora bien si el caso es que se requiere de los servicio profesionales de una persona ejecutiva que hable otro idioma aparte del español, te diremos  cómo prepararte para una entrevista de trabajo en otro idioma.

Bueno independientemente de cual sea el idioma o los idiomas que se supone debes dominar, y que lo más probable es que te vayan a poner al habla con una persona que domine bien ese idioma, entonces debes practicar unos días bien sea con la ayuda del traductor de idiomas de Google, o mejor aún si conoces a alguien que domine esa segunda lengua en la que vas a ser entrevistado. Muchas veces ocurre que ya dominan ese idioma desde pequeños porque a lo mejor tienen la doble nacionalidad.

En Europa esto es muy común pues no son pocos los que tienen padres de diferentes nacionalidades. Por decir algo padre portugués y madre española o de cualquier otro país, puede ocurrir con el inglés, el griego, el italiano, el francés, el alemán y así por el estilo. Europa es el continente donde hay más diversidad de lenguas. Veamos que por ejemplo en América, solo imperan el inglés y el español con la excepción de Brasil donde el idioma oficial es el portugués.

Que debes hacer antes de ir a tu entrevista de trabajo en otro idioma

Lo que te aconsejamos, es que bajes por internet entrevistas de trabajo en el idioma en el cual vas a ser entrevistado, y trates de rellenarlas de la mejor forma, y que consultes si no estás muy seguro de tus respuestas para que éstas sean totalmente coherente.

Bien sea en inglés, en alemán o en cualquier otro idioma. Las cosas van a estar un poco más difíciles, si ya lo son en español, imaginemos como han de ser en otro idioma. Es por esto que te decimos que debes hacer antes de ir a tu entrevista de trabajo en otro idioma.

Claro que si una persona se va a postular para competir en una entrevista de trabajo con otras personas que se supone que también deben dominar ese otro idioma, es porque realmente lo dominan. Nadie va a ir a hacer el ridículo si realmente no tiene el conocimiento suficiente para sostener una conversación en inglés o en alemán, si no está realmente preparado para ello.

¿Cómo debe ser tu presentación personal en esa entrevista de trabajo?

Independientemente de que la entrevista sea en español, en inglés o en cualquier otro idioma, te diremos cómo debe ser tu presentación personal en esa entrevista de trabajo, y es que debes cuidar también este aspecto, no por el hecho de que seas bilingüe, vas a descuidar otros aspectos como la ropa, tu lenguaje tanto oral como corporal, la puntualidad y otras cosas que no dejan de tener relevancia a la hora de darte la oportunidad de trabajo en una empresa.

En  la manera de vestir, debes ser bien formal y recatado, nada de ir todo playero, o con ropa deportiva, recuerda que aunque la ciudad donde vivas está a la orilla del mar, y las oficinas también, eso no te da derecho a no respetar tu  indumentaria a la hora de optar por un trabajo en una empresa seria, donde están requiriendo de una persona bilingüe. Igualmente te recordamos que debes cuidar muy en especial la presentación de tus uñas y de tu cabello. Un cabello descuidado y grasoso, o unas uñas mal cuidadas y sucias bastarán para que todo tu esmero en el vestir se vaya a tierra.

Lo mismo te decimos con el lenguaje corporal, mucho cuidado con ademanes violentos e impropios, con blanqueos de ojos, manoteos, silbidos, guiños, muecas, y todo aquello que pueda resultar chocante al entrevistador. Debes ser bastante comedido, responder solo lo que te pregunten, no hablar en un tono de voz muy elevado, ni tampoco entre dientes como si no quisieras que se te entendiera. Ni se te ocurra tratar de encender un cigarrillo o algo por el estilo. Solo acepta una taza de café si te la ofrecen, aunque le lleven al gerente, tu solo aceptas si te ofrecen, no la pidas.

Siéntate de forma erecta y no como si estuvieras en una poltrona de tu casa viendo la tele o leyendo distraídamente un diario. Mira atentamente a tu interlocutor a los ojos, no esquives la mirada, pues esto es señal de inseguridad o de ser poco sociable.