Por qué no es bueno trabajar enfermo

Estos son los motivos de por qué no es bueno trabajar enfermo, para comenzar cuando  una persona está enferma, no es capaz de concentrarse bien en lo que está haciendo, y lo más probable es que si no se siente bien de paso esté de mal humor o muy incómodo para poder realizar labor alguna. Creo que es más lo que pierde la empresa exponiéndose a ´perder tiempo teniendo que repetir algunas laboras que sustituyendo a una persona que no está bien de salud.

Por otra parte si una persona está enferma, y la enfermedad que tiene es contagiosa, entonces los daños para la empresa, pudieran ser aún mucho más graves ya que si los demás empleados resultan también afectados, ya no sería un solo problema, sino varios o muchos problemas. Lo más sano es que cuando un trabajador no se encuentre bien de salud, se vaya a su casa a recuperarse y después que se mejore venga ya restablecido a retomar sus labores.

En realidad es que esto es algo que está establecido en las leyes que amparan a los trabajadores, ninguna persona que se sienta quebrantada de salud, está obligada a cumplir con obligaciones laborales.

También se debe aclarar que estas enfermedades, deben ser reconocidas por un médico especialista, quien después de realizar los exámenes pertinentes, dará un diagnóstico exacto y extenderá el debido reposo acompañado del tratamiento indicado para que la persona pueda restablecer su salud.

Cualquier enfermedad es digna de un reposo médico

Podemos decirles que no cualquier enfermedad es digna de un reposo médico, hay enfermedades que solo ameritan un tratamiento, pero que este se puede cumplir sin necesidad de faltar al trabajo.

Por ejemplo, en primer lugar también se debe desglosar los diferentes tipos de enfermedades, y si estas son físicas o mentales. En ambos casos también habría que tipificar si la enfermedad es leve, medianamente grave, grave o muy grave que inclusive amerite hospitalización.

Cuando de hospitalización se trata, pues ni que hablar, la persona estará totalmente incapacitada para asistir a su lugar de trabajo por razones más que obvias, y en estos casos se debe acudir inclusive a otras instancias legales para tramitar la no suspensión del salario de la persona, por el contrario dependiendo del tipo de seguro que la persona haya suscrito con la empresa, lo más probable es que la empresa tenga que correr con los gastos del tratamiento médico inclusive.

En casi todos los contratos empresariales, reza que el seguro del trabajador, debe asumir los gastos médicos del asegurado, y además debe cubrir el salario del mismo si está cumpliendo un reposo domiciliario avalado por el IT. Ahora bien, existe otro tipo de enfermedades, las cuales son más difíciles de soportar mediante una evaluación médica, y nos estamos refiriendo a aquellas que son de tipo mental.

Hasta qué punto se debe ir a trabajar cuando se está enfermo

Les diremos hasta qué punto se debe ir a trabajar cuando se está enfermo, algunas personas son tan delicadas en este sentido, que muchas veces pueden hasta ocultar una enfermedad con tal de dejar de ir a trabajar.

Esto puede tener varios bemoles, y uno de ellos con casi toda seguridad es el temor de que puedan prescindir de sus servicios por el hecho de no hacer acto de presencia en el trabajo. Otra pudiera ser por vergüenza de causarle daño a la empresa teniendo que pagarle un salario sin que este cumpla con sus obligaciones.

Se han visto casos hasta de personas que aun sufriendo una enfermedad contagiosa, la ocultan, y por no querer decir nada, terminan contagiando a otros trabajadores, y entonces el daño se convierte en algo casi inmanejable cuando la mitad o más de la mitad de los trabajadores estén de baja.  En estos casos pudieran verse afectados hasta los mismos dueños y gerentes de la empresa, que son empleados claves para el buen funcionamiento de todas las actividades.

Por todo esto, queda más que claro, que cuando una persona está enferma, lo mejor es que se sincere y vaya al médico para ser tratado en la brevedad posible, y de esta manera se pueda restituir a su lugar de trabajo sin haber causado mayores males. De esta manera, ya sabes por qué no es bueno trabajar enfermo ni desde tu casa ni en ningún otro trabaj